Publicado: 19-marzo-2007 en General, Relatos

No me va mal,
ahora trabajo en la cafetería frente al tanatorio,
siempre en turno de noche.
Sirvo bocadillos a gente que no sabe que estoy,
o vienen a tomar café putas inmigrantes que faenan en los alrededores,
y puedo darles mensajes para ti sin que me entiendan:
Les escupiría a mi madre en la cara,
me arrancaría las tripas,
le cortaría la garganta a mi hijo porque volvieras conmigo.
Llego a mi casa por la mañana y me derrumbo incosciente;
despues eres a veces una pesadilla que toco,
que me encharca los pulmones,
me despierto y no vuelvo a coger el Sueño,
a cogerte.

Poema autoeditado por un preso anonimo

Estracto de “El Espejo del Monstruo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s